Grecia, la enajenación y México

Grecia, la enajenación y México

México D.F. (Proceso).- Bueno, ganaron en Grecia las neveras vacías. Los griegos atendieron durante cinco años las terribles amenazas de los barones de la Troika y l@s líderes de las potencias europeas –los largaremos de Europa, les quitaremos el euro, cerraremos sus bancos, los trataremos de vagos y de ladrones hacia abajo– y luego atendieron a sus neveras vacías, a los supermercados con productos inaccesibles, a las suelas gastadas de sus zapatos, a sus abuelos sin seguridad social, a sus hijos desempleados, a los cada vez más abundantes mendigos durmiendo bajo los puentes –y se decidieron por votar por asistir a sus abuelos y a sus hijos, por darles asilos a sus mendigos y por poder llenar sus neveras.

Esto es el principio de un cambio de ideología. Un cambio cultural. Un cambio de narrativa en Occidente. En otras palabras, los griegos abandonaron la ideología de los números fríos y abstractos de la macroeconomía y abrazaron la narrativa cálida y humanista, palpable, donde lo que cuenta es el ser humano concreto y sus necesidades de sobrevivencia y felicidad. Abandonaron la enajenación que pregona el capitalismo –usted, ciudadano, no lo entiende, pero la buenaventura del sistema pasa por su hambre individual, que un día remoto se traducirá en abundancia– y abrazaron la vida que se come y se bebe, y huele y respira.

Me dice un banquero:

–Me preocupan en extremo las consecuencias de lo ocurrido en Grecia. Esto puede ser el principio de un efecto ajedrez. Ahora ganará en España Podemos y mandará al diablo al capitalismo. Luego sucederá en Italia, mandarán al diablo al capitalismo. Luego será Francia, ganará la extrema derecha, y al diablo el capitalismo. Y luego, o mucho antes tal vez, se desplomarán los mercados financieros. Pero –y acá el banquero toma aire–, ¿quién esperaba que los griegos aceptaran pagar una deuda que cifra 180% de su producto interno bruto, una deuda impagable y un programa de austeridad todavía más violento que el que ahora padecen?

La verdad, lo esperaban muchos. Las mismas encuestas lo pronosticaban: Los griegos en su mayoría votarían por someterse a nuevas austeridades. Mencioné antes la palabra enajenación, y a eso apostaban esos muchos. Enajenación: ser ajeno a sí mismo. Y no lo apostaban sin fundamentos históricos. La enajenación ha ganado batallas que se antojan increíbles.

En la Alemania de los años treinta del siglo pasado, por ejemplo, muchos obreros y clasemedieros se afiliaron al Partido Nazi, traicionando sus propios intereses, atraídos por Adolfo Hitler, un señor vociferante, de ademanes enormes y ridículos, de bigotito a la Chaplin, que les prometía en sus discursos furiosos ni más ni menos que “disciplinarlos”, dejar de pedirles su opinión a ellos, los ciudadanos, “para acabar con las vacilaciones del poder político” y en contraste “tomar un camino rígido para la gloria de la Patria”.

Wilhelm Reich, alumno de Freud y comunista, se asombró de tal forma al atestiguar el entusiasmo contra sí mismos de millones de alemanes, que para explicárselo se encerró en un laboratorio a medir la enajenación en los cuerpos. Descubrió que a mayor rigidez muscular, menos sensación de vida, y a menos sensación de vida, más proclividad por un líder autoritario e incomprensible. Otra vez, ahora en términos de Reich: descubrió que “a mayor rigidez de la coraza muscular, menos capacidad de placer corporal del individuo y más fascinación por las grandes explicaciones donde el individuo es sólo una pequeñísima hormiga”: un ente no considerado en las explicaciones del gran líder, explicaciones que por lo demás la hormiga tampoco entiende del todo.

El capitalismo democrático ha hecho lo propio con los ciudadanos de nuestras democracias occidentales. Se ha erigido como la única explicación, el único método de vida, como el único destino. Se ha logrado colocar por encima de los procesos democráticos: todo se vota en las democracias capitalistas, excepto que el capitalismo sea el sistema idóneo. Y esto mientras las supuestas virtudes del capitalismo se han ido esfumando de la vida real, esa vida del alimento y del placer.

El nivel de vida de la gran mayoría de las personas ha ido en declive, el crecimiento de las economías ha disminuido, de un promedio de 7% en la última década del siglo XX, a un promedio de 2% en nuestros días, y la desigualdad ha aumentado de forma exorbitante. La cifra es harto conocida desde que el premio Nobel, Joseph Stiglitz, la publicó: hoy 1% de la población controla la mitad de la riqueza mundial.

Los ricos del planeta han apretado demasiado. Han mentido demasiado. Han sido codiciosos en exceso. Han traicionado a la democracia y al demos, a la mayoría de la gente. Y han corrompido a las clases políticas al sobornarlas. Se merecen la rebelión de los griegos. Se merecerán la rebelión de los italianos y de los españoles. Y también se merecen la sublevación de los ciudadanos de los países que todavía no despiertan, pero despertarán, a su propia realidad. Como los mexicanos.

Un día no muy distante también acá escalará a la narrativa pública la protesta contra la falta de mejoría en la vida individual, el recorte de los servicios sociales, la exagerada ganancia de los bancos, en México la mayor del planeta, la concentración del poder y la riqueza en nuestros contadísimos ricos y su corrupción de los mecanismos democráticos. Habrá un recambio de políticos y de editorialistas. Un recambio de palabras en el lenguaje y de aspiraciones en la sociedad. Porque no hay enajenación que dure 100 años, y aunque a veces no lo parezca, México es parte del mundo.

 http://hemeroteca.proceso.com.mx/?page_id=278958&a51dc26366d99bb5fa29cea4747565fec=410138

Dejar un Comentario